viernes

FERDINAND FOCH (1851-1929) MARISCAL DE CAMPO FRANCES

EL PERSONAJE: Fue Comandante de las fuerzas aliadas al final de la I Guerra Mundial, a pesar de que durante los dos primeros años del conflicto su carácter ofensivo costó muchos miles de muertos de tal manera que, después de la batalla del Somme (julio-noviembre de 1916), fue apartado del teatro principal de operaciones y enviado al Frente Italiano.

Nombrado Comandante en Jefe de todas las fuerzas aliadas en marzo de 1918, su misión consistió en dirigir el ataque final contra los Imperios Centrales, debiendo coordinar la ofensiva de las tropas francesas, británicas y estadounidenses.

Durante la Conferencia de Paz de París defendió la idea de que el Tratado de Versalles no era conveniente para la seguridad francesa, llegando incluso a no querer participar en la ceremonia de la firma del mismo y declarando:

"Esto no es un tratado de paz, sino un armisticio de veinte años"

BIOGRAFÍA: Ferdinand Foch nació el 2 de octubre de 1851 en Tarbes (Francia). En 1870 se alistó como voluntario para defender a su país frente a Prusia. Al año siguiente ingresó en la Escuela Politécnica de Metz graduándose como oficial de artillería en 1873

Desarrolló una serie de teorías sobre tácticas ofensivas que publicó en dos obras: "Des Principes de la Guerre" (1903) y "De la Conduite de la Guerre" (1904).

En 1908 fue nombrado director de la École Superieur de Guerre de París, cargo que ocupó hasta 1912, ya con el grado de general de brigada.

En 1913 era comandante del XX CUERPO DE ÉLITE estacionado en Nancy y, al inicio de la I Guerra Mundial, tuvo un destacado papel en la Batalla del Marne (7 a 13 de septiembre de 1914) en la que, frente al IX EJÉRCITO contribuyó con su ataque en la zona de los pantanos de Saint-Gond a la retirada alemana.

En octubre del mismo año fue puesto al mando del Ejército del Norte (Frente Occidental) y, durante 1915, organizó diversas ofensivas ineficaces que tuvieron un elevado coste de cientos de miles de vidas.

Durante la Batalla del Somme (24 de junio a 18 de noviembre de 1916), Foch atacó Péronne en un frente de 15 km, logrando un mayor avance que las tropas de Douglas Haig. La batalla se convirtió en una lucha de desgaste contra las tropas de Hindenburg y Ludendorff y, al final, fue detenida con un enorme coste de vidas aliadas: 420.000 soldados británicos y 195.000 franceses.

Después de esta batalla, Foch fue destinado al frente Sur (Italia), en un intento del Gobierno francés de limitar las bajas pero, en mayo de 1917 fue nombrado Jefe del Estado Mayor del Ejército y, en marzo de 1918, Comandante en Jefe de los Ejércitos Aliados del Frente Occidental.

Cuando el 15 de julio de 1918 Ludendorff lanzó el último ataque a gran escala con 52 divisiones, en lo que se conoce como la II Batalla del Marne, Foch ordenó un contraataque masivo con 4 ejércitos franceses, 8 divisiones americanas, 4 divisiones británicas y 2 divisiones italianas, acompañados por 350 tanques. El contraataque logró detener la ofensiva alemana y provocó la rendición de los Imperios Centrales en noviembre de 1918. En agosto de 1918, Foch había sido nombrado Mariscal de Francia y más tarde, tras la victoria final, Mariscal de Campo Honorario de Gran Bretaña y de Polonia. Participó como asesor militar durante la Conferencia de Paz de París, aunque no pudo influir en el resultado final.
Ferdinand Foch murió en París el 20 de marzo de 1929.
Fotos: Dominio público (Wikimedia Commons)

No hay comentarios: