viernes

GEORGE ZABELKA (1915-1996) ¿BENDECIR LAS BOMBAS ATOMICAS?

EL PERSONAJE: Los crímenes contra la Humanidad no los realiza una persona sola. Casi siempre son el fruto de la acción de muchas personas y así parece que no se es tan culpable.

En el caso de las terribles bombas atómicas que se lanzaron sobre el Japón hay un trabajo de mucha gente: científicos que investigaron, militares que prepararon las infraestructuras necesarias, obreros que hicieron los aviones y las bombas, políticos que autorizaron y justificaron el lanzamiento de las mismas, marineros que llevaron las bombas a la base, pilotos que llevaron los aviones hasta el objetivo, tripulantes que apretaron el botón de lanzamiento de la bomba, periodistas que justificaron el crimen e, incluso, sacerdotes que en nombre de algún dios, bendijeron las bombas que iban a matar a centenares de miles de civiles inocentes.
¿Se pueden bendecir bombas o armas que se han fabricado para matar?
¿En nombre de qué dios se puede hacer eso?
¿No será que el hombre es capaz de inventar cualquier justificación o cualquier interpretación de "sagradas escrituras" para matar al prójimo?
Eso va a ser.
El Padre George Zabelka es uno de los ejemplos de esta sinrazón. En 1945 era capellán católico de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, en la base aérea de la Isla de Tinian, asignado al 509 th COMPOSITE GROUP  (509 CG). En esta unidad se encontraban los bombarderos B-29 encargados de lanzar las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki.
Las funciones de Zabelka eran realizar las misas dominicales, confesar y dar soporte a los que formaban parte de esa unidad y por lo visto, bendecir las dos bombas atómicas, LITTLE BOY y FAT MAN, que serían lanzadas el 6 y el 9 de agosto sobre las ciudades japonesas.
Las descripciones del terrible efecto de las bombas atómicas y averiguar que Nagasaki era una ciudad católica con catedral le hicieron abrir los ojos:
"Dios mío, ¿qué hemos hecho?"
Tres meses después del lanzamiento de las bombas atómicas, Zabelka viajó a Nagasaki y pudo contemplar a niños terriblemente quemados agonizantes.

Más adelante, Zabelka declararía:
"No hay ninguna manera de hacer una guerra que esté de acuerdo con las enseñanzas de Jesús. No hay ninguna manera de entrenar a personas para una guerra real conforme a las enseñanzas de Jesús. En la ética de "la guerra justa" no se reconoce a Jesucristo. En la ética de "la guerra justa" no se hace caso de sus enseñanzas, porque ni él ni sus enseñanzas dan estándares que se pudieran seguir para determinar cual es el nivel de matanza aceptable"

BIOGRAFÍA: George Benedict Zabelka nació en S. John (Michigan, Estados Unidos) el 8 de mayo de 1915, siendo sus padres John J. y Katarina, moravos católicos que emigraron a los Estados Unidos antes de la I Guerra Mundial.
Pasó su infancia en una granja de 24 hectáreas y estudió primaria en St. John. Una vez terminada la secundaria, entró en el Seminario Menor Sagrado Corazón de la Arquidiócesis Católica de Detroit.
Terminó sus estudios en el Seminario Católico Mount St. Mary (Cincinati, Ohio) y fue ordenado sacerdote católico el 7 de junio de 1941. A continuación fue pastor asistente en la parroquia del Sagrado Corazón en Flint (Michigan).
En diciembre de 1943, Zabelka ingresó en el ejército estadounidense como capellán. Tras servir en el campo de Wright (Riverside), en 1945 fue destinado a la 309ª Unidad del Hospital General de la Isla de Tinian. Cuando llegó el 509 th, carecían de sacerdote católico, así que le fue confiado a Zabelka.
En septiembre de 1945, fue trasladado a Japón con las Fuerzas de Ocupación. Fue dado de alta del ejército en Fort Lewis (Washington) en diciembre de 1946 con el rango de mayor. Regresó a la Diócesis de Lansing y trabajó como párroco de St. Thomas de Aquino Parish. Perteneció a la Guardia Nacional de Michigan y fue asignado como capellán católico en el 125º Regimiento de Infantería, de donde se retiró tras 20 años, con el grado de teniente coronel.
En 1955 fue trasladado a la parroquia del Sagrado Corazón en Flint (Michigan) donde mantuvo abierta una escuela parroquial para niños negros y predicó contra el racismo. Logró ganarse el aprecio y el respeto de la comunidad afroamericana. En 1973, el reverendo Zabelka se adhirió a Evangelio de la No Violencia. Lo que había entendido al fin, lo escribió a sus amigos y seguidores:

"He llegado a la conclusión de que la verdad del Evangelio es que Jesús no era violento y enseñó la no violencia como camino"
En febrero de 1976 se retiró como párroco en activo pero siguió dedicándose a enseñar la no violencia. En 1985, Zabelka realizó una peregrinación a Hiroshima y Nagasaki para pedir a los afectados el perdón para él y para su Iglesia, algo que hasta la fecha no ha hecho el gobierno estadounidense. George Benedict Zabelka murió en Flint (Michigan) el 11 de abril de 1992.
Fotos nº: 1, 2, 3, 4, 7, 8, 9, 10 y 11 Dominio público (Wikimedia Commons), Fotos nº 5 y 7: Cortesía de pinterest
¿Conoces las CAU-ferencias de CAU ARTÍSTIC?:" Bombardeos de Hiroshima y Nagasaki

¡Suscríbete a nuestro canal de Youtube! https://www.youtube.com/channel/UCSOR4FfZu2stMdUvZIdhArg

No hay comentarios: