viernes

HILARI SALVADO (1899-1966) ALCALDE DE UNA BARCELONA BOMBARDEADA

EL PERSONAJE: Hilari Salvadó fue el alcalde republicano de Barcelona desde el 16 de julio de 1937 hasta el 25 de enero de 1939 en que marchó al exilio, el día antes de la entrada de las tropas fascistas de Franco en Barcelona, comandadas por los generales Solchaga y Yagüe. Fue el responsable de gestionar la campaña de bombardeos de la Aviazione Legionaria italiana y de la Legión Cóndor alemana sobre la ciudad. Fomentó la defensa pasiva, activando la construcción de refugios antiaéreos y colaboró en los trabajos de desescombro.
También tuvo que hacer frente a la oleada de refugiados, 318.000 había en agosto de 1938 a los que había que intentar alojar, dar atención sanitaria, alimentarlos en las cantinas escolares y los comedores populares. También viajó por las ciudades europeas solicitando ayuda humanitaria para la ciudad de Barcelona.
Cuando marchó al exilio no tenía propiedades y, antes de partir, hizo levantar un acta por el interventor del estado de la caja de caudales del Ayuntamiento. La dictadura intentó desacreditar su nombre con acusaciones de mujeriego, anarquista, bolchevique y separatista, como si esto último fuera un insulto. Salvadó no podría regresar a Barcelona hasta 1960.

BIOGRAFÍA: Hilari Salvadó i Castell nació en Barcelona (Cataluña) el 16 de febrero de 1899, siendo sus padres Antonio Salvadó i Albiol y Dolors Castell i Simón. Tuvo siete hermanos mayores. La familia, procedente de Peñíscola, eran pescadores del barrio de la Barceloneta.
El destino le libró de la muerte cuando unas anginas le obligaron a quedarse en casa el 31 de enero de 1911, el día que su padre y cuatro de sus hermanos encontraron la muerte al naufragar en un temporal que los cogió pescando en el mar.
El también llamado "Temporal de la Candelera", que afectó la costa catalana y valenciana, con olas de 8 metros y vientos de levante de 80 km/h provocó el hundimiento de varios pesqueros con un balance de 140 muertos. Dolors Castell quedó viuda con diversas deudas, tres hijos a su cargo y una cuñada ciega de 75 años. En cuanto Lari, como se le llamaba en casa, pudo trabajar lo hizo como comercial en los almacenes El Siglo, mientras estudiaba Contabilidad por la noche en la Academia Millet. Su siguiente trabajo fue en la Cámara de Comercio de Barcelona.
En 1919 fue uno de los fundadores de la Joventut Nacionalista en la Barceloneta, donde conoció a Josep Tarradellas y al periodista Joaquim Ventalló. Al año siguiente fue cofundador del CENTRE EXCURSIONISTA MINERVA y fue el responsable de su boletín. Hilari Salvadó también participó en la fundación de ERC (Esquerra Republicana de Catalunya), en marzo de 1931.
Tras las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, Carles Pi i Sunyer fue elegido alcalde de Barcelona. Hilari Salvadó trabajó como regidor en las siguientes comisiones y juntas del consistorio. Tras los denominados "Fets del Sis d'Octubre" en los que LLuis Companys proclamó l'Estat Català, el equipo de Gobierno y todo el equipo del Ayuntamiento incluido Hilari Salvadó fue detenido y confinado en el barco prisión URUGUAY. El 23 de febrero de 1935 el equipo del Ayuntamiento de Barcelona fue puesto en libertad, mientras el Gobierno de la Generalitat seguía preso.
Tras las elecciones del 16 de febrero de 1936 fueron amnistiados todos los presos políticos. Hilari Salvadó continuó como regidor hasta el 16 de julio de 1937 cuando fue nombrado alcalde de Barcelona en sustitución de Carles Pi i Sunyer. Tuvo que enfrentarse a una situación bélica con una ciudad constantemente bombardeada por la aviación fascista procedente de Mallorca, a la creación de refugios y a la masiva llegada de refugiados. Viajó a Londres, Bruselas y París para explicar la situación de Barcelona y solicitar ayuda económica, sanitaria y alimenticia.
El 25 de enero de 1939, Hilari Salvadó salió de Barcelona hacia el exilio, atravesó el Coll d'Ares y llegó a Montpellier, acompañado de su hermana Dolors, de su cuñado Antoni Oliva y su pareja. Tras la ocupación alemana de Francia en mayo-junio de 1940, Hilari abandonó Montpellier temeroso de que la policía de Petain lo entregara a las autoridades fascistas españolas. Se refugió en Valrans y después en Béziers (Occitania) donde la familia Carrasco i Folch lo escondieron en su casa. Hizo de enlace entre los exiliados republicanos y la Resistencia Francesa.
Tras la Guerra trabajó como contable en una fábrica de Béziers y continuó en contacto con Josep Tarradellas. Gracias a su amigo, el periodista Joaquim Ventalló (traductor al catalán de "Las Aventuras de Tintín" y artífice de los reniegos del capitán Haddock),  el ex alcalde pudo regresar a Barcelona en 1960. Hilari Salvadó murió en Barcelona el 20 de febrero de 1966 como consecuencia de un accidente de tráfico. Fotos: Dominio Público (Wikimedia Commons)
IMÁGENES DE LA CAUferencia: Bombardeos sobre Barcelona